6 sep. 2015

La agrupación política de Morena en el momento actual en las entidades del país, un Partido-Movimiento

Seamos claros, la construcción de Morena tiene ya una historia. Hoy, la coyuntura política actual ha llevado al punto de que el descontento frente a las castas políticas es enorme, así lo indican las actuales encuestas. Morena está en la mira de los próximos ataques de los diversos partidos, mermados o no en su credibilidad. Construir y levantar la militancia de un partido, con una excepcional carga de esperanza manifiesta en cada vez más sectores de la población, es un gran reto. Los nuevos espacios ganados a pulso en las pasadas elecciones, tanto federales como locales, en ciertas entidades como el distrito federal, comienzan a demostrar esa necesaria austeridad republicana, que confronta la opulencia de las castas políticas. Tenemos un gran reto enfrente, construir un partido en todos los rincones, solidario con las causas más sentidas de la población, particularmente de las clases más fustigadas por el sistema tan ridículamente entregado a las aristocracias del sector empresarial y financiero aunado a las grandes transnacionales. Dragones que queman la vida y el futuro en aras del poder y la satisfacción de sus propias avaricias. Tenemos también pueblos originarios que nos enseñan a cuidar a este planeta con una concepción distinta de la hoy decadente cultura occidental, tenemos grandes sectores campesinos, proletarios, pequeños comerciantes que comienzan a creer y aplicar lo colectivo, no solo en la defensa y seguridad, sino en toda una gama de actividades de lo que significa esa cultura del colectivo, esa cultura de la ayuda mutua, y se comienzan a organizar para tales efectos. La ya larga incredulidad en los sindicatos blancos y charros se revierte en los barrios y comunidades. Las comunidades comienzan a frenar los proyectos que explotan sus recursos desde afuera y merman la riqueza ecológica del la madre tierra, el acceso al agua, las labores de labranza y ganadería, el cuidado de bosques y selvas. Insecticidas venenosos, minas, fracking, gasoductos y tala que disminuyen la vida y la sustentabilidad. Hagamos crecer esta cultura colectiva, formemos una militancia digna de las expectativas y esperanzas del pueblo mexicano. Gran tarea y responsabilidad de un partido que es a la vez movimiento y contendiente en las instituciones políticas locales y federales. Apoyemos las iniciativas ciudadanas, crezcamos al lado de ellas, en la urbe y las comunidades apoyemos esa cultura del colectivo, como el Congreso Nacional Ciudadano, los docentes y muchas más; ONGs, ACs que despiertan o que tienen ya formas y experiencias organizadas de apoyo a causas específicas... Gran tarea, grandes responsabilidades que no pueden dejar de ser incluyentes y dejar atrás al sectarismo. ¡No más presos políticos, no más asesinatos y acoso a periodistas! Nos faltan los 43 y cientos, miles más en las listas de desaparecidos... Creemos las condiciones para quitar al poder corrupto, e inútil frente a las necesidades populares. ¡No a los recortes educativos, por una educación más libre, que enseñe desde pequeños a pensar y dudar! ¡No a los amagos de transferir actividades de atención a la salud a las clínicas privadas!. ¡Por una mejor y mayor inversión en el mejoramiento y expansión de la atención pública a la salud! Seamos colectivo y no secta...

21 mar. 2015

Efecto centrífugo, la paradoja

La obsesiva estrategia, trunca por cierto, del Gobierno de EPN para hacerse de las riendas de todas aquellas políticas que están consideradas en el magro proyecto del grupo inmediato a la presidencia es, simple y sencillamente, un juego de mesa en el que la silla presidencial busca afanosamente hacerse de las riendas de antaño, teniendo en manos de los pinos toda decisión de importancia en todos los campos. Para su pesar, el proyecto de regreso a ese presidencialismo, base del priismo de veinte años atrás, no ha estado bien orquestado y no hay quien tenga idea de como dirigirlo. La casta, sin casta ni tablas, sentada alrededor de la silla presidencial tiene obtusas y poco prácticas maneras de asentarse con proyecto alguno. Tal proyecto, centrípeto por definición, se convierte en lo contrario, un efecto centrífugo del mismo.  La propia iniciativa privada ve, con desconfianza, cada paso irreal que pretende dar el Ejecutivo. El mercado interno se constriñe en vez de la expansión cacareada desde sus inicios. Las finanzas, sin muletas paracaídas, son afectadas de facto por factores tanto externos como internos y el Banco de México traga saliva y aniquila las grandes reservas que se presumían ante el mundo financiero internacional. La Salud decae, sin insumos adecuados, sin fondos bien realizados, La educación sigue entrampada en una falta de inversión tanto económica, como de contenido. La escasa marea de efectos industrializadores se desconcentra hacia ciudades diversas dejando en ciernes un centro vital, en lo político, a cargo de la brutal Ciudad de México, Dirigida ésta, no por políticos con proyecto sino por esa mezcla ecléctica de sueños versus realidades, provocando serias contradicciones entre soluciones aparentes y sus efectos, aún peores que las causas que se busca remediar, sobre servicios y reducción del bienestar, que quedan a cargo del ineficaz GDF. Incluso en lo político, la falta de tablas se transparenta en la incapacidad de dar su propia ley a la gran ciudad.
No hay otro adversario al círculo de los pinos que el propio círculo de los Pinos, se han ganado y comprado a la oposición domésticada gracias a las prebendas, sueldos y cuotas. En todos los ámbitos, sus decisiones causan escozor, levantan conciencias en su contra, eximen de razón y lógica a sus gobernados y se ganan rencor. Transitan a la búsqueda de una legitimidad perdida en la basura de su propio ego. Sea pues el cauce de esa inversión hacia lo centrífugo, si siguen en la ceguera de distanciarse de las realidades, de la gente, de la vida cotidiana. Ellos mismos se convierten en sus mejores enemigos... Ya basta de estar jugando con herramientas y poderes que ni ellos mismos saben usar y que han provocado el cisma de las propias instituciones, en las que cada vez creemos menos, si es que creemos aún en ellas. La unidad de un frente común se ve distante aún, nos faltan demasiados que ya no están, que nos han desaparecido, que nos han matado. la indignación, el rencor y el encono tal vez se puedan convertir en algunos pilares de unidad, de vida, de futuros que son necesarios para construir ese otro México que anhelamos cada vez más ciudadanos, cada vez mas rebeldes, cada vez más fustigados y golpeados, que aprendemos a levantarnos de nuevo por nuestros hijos y por todos aquellos que vendrán, crecerán y vivirán en ese algo, mucho mejor que lo que tenemos ahora y que aún debemos construir.

2 nov. 2014

Cómo nacen las ilusiones...

En ocasiones no es nada sencillo hablar sobre sentimientos, buscar analizar como son, como operan en uno mismo.. pero de entre tantas cosas que pueden cimbrar con su sola presencia, su etérea presencia, está la ilusión. Ilusión que cobra forma sin tenerla, que brota espontánea en tantos momentos del día, que crea e impone sus propias pausas a todo otro pensamiento e inunda, conforme crece, con mariposas el vientre, con sonrisas involuntarias su existencia, con fuentes brotantes y ríos que se esparcen su alegría.. sus presencias lejos de tener una metamorfosis solo se tornan mas recurrentes, mas vívidas, más intensas.. pueden no tener un terreno al cual asirse, del cual provenir y del cual volverse objetos sólidos.. son etéreas, pero no son de ninguna manera volátiles, están, están ahí.. necias, tozudas, delicadas y rimbombantes.
La ilusión se asocia con algún sentimiento, con algún proyecto, con alguna utopía incluso y se vuelve el terror de los mares de las circunvoluciones y ventrículos cerebrales y flujos sanguineos arrasando con cuanto triste galeón, velero de angustias o carguero de negros y petroleros aceites nongratos se acerque a ellas.
Causas? Aquí si no puedo sino ser tan personal como pueda.. ese análisis es interno y por ende tan subjetivo como desquiciado se encuentre uno.. sin duda alguna, la causa que más profundo arraiga es una mujer (en mi caso, reitero).. sin duda hay otros sucesos como el ver nacer desde las ideas un gran proyecto que emociona y con el tiempo cristaliza en realidades.. pero de lejos, y en una edad ausente de romper con magia los regalos de navidad y reyes.. una mujer es la única capaz de provocar "in crescendo" esa luminosidad tan pasmosa del batir de corazones y tambores, del embrujo que obliga a una sonrisa, del revoloteo de imágenes, letras escritas por ella, aromas, voces, decires o tan solo susurros del aire que respira aquel suspiro hondo y largo.. del tiempo que no existe y el renacer de brasas..
Una ilusión provocada, causada por una mujer.. tiene forma sin duda, tiene milímetros y pies cúbicos de piel, capaces de volar.. tiene aromas capaces de aspirarse sin estar.. de tocarse, de acariciarse sin objeto sólido que esté presente.. vuela, flota, revolotea sin viento ni aire que inhalar.. sabor sin abrir siquiera los labios.. se ve, se admira, se dibuja, se torna.. sin plano ni espacio alguno al cual mirar.. se siente, con todo el vértigo de la sensualidad en pleno.. sin estar alrededor, ni a la vista.
De lejos, es la causa mas impune de una ilusión.. ¡¡pero que delicia es tener y vivir esa ilusión!!

La decisión más difícil

Pedro se desesperaba cada día más. Era un hombre ya mayor, nunca se había casado y no tenía hijos. En su vida su mayor deleite habían sido los cientos de libros que había leido, vivido intensamente, absorbido y meditado. Probablemente ello había influido en su forma de expresarse ya que cuando había cualquier reunión en el pueblo o en la cooperativa siempre que él solicitaba la palabra prácticamente todos prestaban oido a lo que él tenía que decir. En los últimos quince o veinte años las cosas se habían puesto mal. Le habían arrebatado a los agricultores del pueblo la concesión de los pozos que tanto ellos como algunos ingenieros de la SARH habían cavado. El agua escaseaba en todos sentidos y las cosechas mermaban su calidad y cantidad. Ahora además los precios de la gasolina y la luz habían subido casi al triple. Incluso muchos jóvenes del pueblo habían preferido la aventura de irse y cruzar la frontera; muchos murieron en el intento y muchos otros ahora eran regresados, llenos de moretones y humillaciones. Pedro tenía muy claros, según él, los motivos y las acciones que habían llevado a tales situaciones y ondeaban en su mente aquellos libros de las grandes gestas revolucionarias del siglo XX. De manera que cuando pedía la palabra en las asambleas del pueblo la gente intentaba escucharlo y aunque mucho no le entendían en algunos de sus monólogos igual se emocionaban con los tonos que la rabia y coraje que acompañaban sus palabras infundían en ellos. En esa última asamblea fueron precisamente sus mejores amigos, Damián y Santiago quienes se acercaron a él para tomar el micrófono y gritar en voz alta: "Ya basta de agacharnos y acomodarnos a nuevos problemas que el pinchi gobierno nos pone enfrente, junten todas las armas que puedan y vamos a reunirnos detrás de la milpa de don Juvencio en unas tres o cuatro horas. Mejor peliar que agacharse. Vamos a recebir a esos güeritos ingenieros como se merecen, a tiros". Santiago se volteó a ver a Pedro a los ojos. Pedro estaba espantado de la reacción de sus dos grandes amigos, no sabía cómo reaccionar. Nadie se fijó que un joven salía presuroso del granero donde se estaba celebrando la asamblea. Pedro pensó bien sus palabras y frente a la mirada de Damián y Santiago les dijo en un tono lo más tranquilo posible, mientras los demás asistentes a la asamblea dejaban el lugar:"solo recuerden que a la hora de los tiros, ahora más que nunca con la forma en que se prepara a los militares y, con las armas viejas que algunos compañeros tienen, del otro lado va a llover mucho más plomo -hizo una breve pausa y soltó a mansalva la pregunta- ¿Sacrificarán a todos para sentirse heroes? Zapata y Villa sabían que la gente tiene que armarse y entrenarse, pero lo más importante es, además, que alguien sepa de cómo se hace la guerra... o la guerrilla.
-Tons qué Pedro ¿te nos vas a unir o no? Cada vez son más las autodefensas que se organizan. Además eres tu quien nos ha enseñado que puede haber otra vida para los ciudadanos en un mejor país. Santiago se va encargar de conseguirte una buena pistola con muchas balas... !Tienes que venir con nosotros !
Había llegado ese momento que Pedro temía desde años atrás. A su edad dificilmente serviría como guerrillero y sus piernas ya tenían serios problemas.
- Lo voy a pensar seriamente... respondió, y se dirigió a las puertas del granero. Cuando llegó frente al árbol más cercano, a unos treinta metros de la puerta del granero su cuerpo se dobló ante el miedo, quedó de rodillas y vomitó al pie del árbol.
Por: Julio Iñaki Zuinaga Bilbao

(6) La decisión más difícil

3 jul. 2014

Y sí, vaya que te quiero...

Te quiero como el deleite de las mañanas verdes.
Te quiero bajo la hoja caída de aquél viejo ciprés.

Te quiero como te añora ésta pluma fuente,
que es necia y solo escribe tachones con tu nombre
sobre este cuaderno, encima de la mesa de este café
y en la silla de enfrente se vuelve nítida y coqueta
tu imagen una y otra vez.

Te quiero sobre la sábana
que te añora en cada arruga y cada doblez.

Te quiero en tu sonrisa que deja llena de luz las aciagas tardes
en las que las letras no tienen sentido al buscar su palabra,
no embonan ni explican mi insensatez.

Te quiero en mis mariposas estomacales
cuando espero con esas ansias naranjas tu llegada.

Te quiero con esos, tus ojos
que atraviesan las barrancas de mi ser, sin pisar,
solo abriéndose irremisible el paso con tu mirada en la mía.

Y tu, tu preguntas si te quiero...

1 jun. 2014

Microrrelato...

"Cuando él entró en la sala jamás imaginé la cantidad de las sanguinarias tropelías que me hizo cometer durante los siguientes años, todo por haberle relatado mi antiguo secreto el cual mencioné solo como una breve anécdota, a partir de su llamada por teléfono al día siguiente su chantaje me ha convertido en otra persona a la que he aborrecido hasta hace unas horas cuando tomé la decisión de tomarme la mitad de este frasco de pastillas, lo que hice hace unos minutos."

22 oct. 2013

Palo dado...

Hoy, en México, se ha suscitado una compleja controversia en torno a la denominada reforma Fiscal. Si bien es cierto que ésta, como iniciativa del Poder Ejecutivo forma parte de un conjunto de reformas propuestas en un esquema que se transparenta, casi desde un principio, como el apuntalamiento de la capacidad del gobierno para hacerse de recursos tanto en corto como en mediano plazo. Tras la aprobación de una reforma seudo-educativa, cuyo contenido está aún muy lejos de la transformación de contenidos y métodos para el proceso educativo en sí, esta ha representado un burdo esquema administrativo de golpeo tanto a los méritos académicos como a los derechos de los trabajadores docentes, devaluando (éste sería el término adecuado) su carácter de profesores... 
        El mero orden cronológico de la aprobación de las reformas, dado principalmente por las fechas límite para la aprobación de las leyes de ingresos y egresos de la federación ha complicado el plan inicial del propio Gobierno Federal. Queda pendiente, en la reforma fiscal, lo concerniente a la política fiscal en materia energética, la cual quedaría supeditada al resultado que tenga, a su vez, la iniciativa de la Reforma Energética. Tal secuencia ha tenido distorsiones interesantes en lo que toca a los asuntos fiscales. 
Hasta donde tengo idea, la izquierda, en más de la mitad del planeta, lleva años intentando reformas para hacer progresivo el impuesto sobre la renta, eliminar deducciones inocuas, aplicar tasas a las ganancias bursátiles, incrementar los derechos por la extracción de minerales y otros recursos naturales, acotar los regímenes tributarios especiales, acabar con el sistema de consolidación fiscal de los corporativos, entre otras. Curiosamente, los cambios logrados en éstos asuntos por la reciente aprobación de dicha reforma, y cabe decirlo, mediante la intervención de una parte de esa izquierda "reformista" que fue capaz de argumentar y concertar más allá de los cambios que proponía la propia iniciativa gubernamental, son ahora desdeñados por las otras corrientes y organizaciones de esa gama, un tanto etérea, de la izquierda mexicana. 
      El pretexto no es tampoco desdeñable si lo circunscribimos al argumento de que se negoció con ello la ´futura aprobación´ de la reforma energética que entraña cambios muy peligrosos en la Constitución dando paso a lo que el gobierno intenta disfrazar mediante una brutal campaña mediática, la privatización de los recursos y reservas energéticas del país, sin embargo esa izquierda que ha negociado y concertado tiene aún en sus manos el oponerse frontalmente a tal Reforma Energética. 
     En dicho asunto, considerando las aritméticas, le bastaría al Gobierno hacerse de la alianza de las derechas para sacar una votación suficiente. Ante ello, frente a esa expectativa, un subconjunto de esas mismas fuerzas de la "izquierda" que lograron concertar los avances para una mejor distribución de las cargas fiscales, menos voraz, más democrática, proponen lanzarse a la realización de una consulta nacional, un referendum como tal. Para ello, se impone la aprobación ya hecha de la reforma Electoral cuya expedición ha quedado pendiente y que incorpora ya esa figura electoral incorporada como rango constitucional y vinculante a las revocación o ratificación de leyes. Las diversas corrientes de esa izquierda nacional confluyen, en principio, en la necesidad de movilizar al país, informar y formar esa opinión ciudadana que resulte en derogar la reforma energética y mantener en la Constitución el absoluto control de la exploración, extracción y distribución de sus recursos energéticos. Como tal, esa Consulta Nacional no se daría, acorde con los cambios de la mencionada reforma política sino hasta 2014 y he aquí que hay una peculiar confluencia entre algunas fuerzas de izquierda y el partido de las derechas en realizar una nueva reforma política en medio de toda esta catarata de reformas, previa a la votación en el congreso de la Reforma Energética. 
Sin duda la política de gasto es de la mayor importancia en todo esquema de recaudación y las fuerzas democráticas vinculadas a las izquierdas siempre han sostenido que el Estado debe asumir un papel central en el bienestar social y, al mismo tiempo, en el desarrollo económico. No se trata sólo de subsidios sino también de inversiones. Son los neoliberales quienes han sostenido el repliegue del Estado de la esfera de la economía productiva en aras de una mayor libertad de los agentes económicos relevantes, es decir, de las mayores empresas, incluyendo las financieras. Esos neoliberales admiten el protagonismo del Estado sólo cuando obligan a éste a ir a los rescates. Peña Nieto no parece tener clara esta gran diferencia entre esa libertad de los mercados y un mayor papel del Estado hacia una economía de bienestar, como quedó clarísimo en su encuentro con el mandatario Irlandés.
Por lo pronto, afortunadamente, hay palo dado a las castas que concentran el ingreso nacional en pocas manos...  

3 ene. 2013

Episodio Citadino Num. 2


EPISODIO 2
DEL 22 DE NOVIEMBRE ... HASTA LA FECHA
"Conectarse a las redes"

Xavier González Aute trabajaba como editor en las páginas web de diversas empresas pequeñas, su negocio le exigía, dado su buen crecimiento, el poder realizar una módica inversión en nuevos equipos para poder ampliar la base de sus clientes y crecer. Lo anterior hizo que organizara todo para poder vender el departamento en el que vivía y comprar uno apenas más pequeño en una zona relativamente cercana lo que le permitiría mantenerse en el rumbo sur oeste de la ciudad y contar además con un cierto monto de recursos suficientes para ampliar su negocio.
Corría el mes de noviembre, a principios del mismo, cuando finalmente le llamó el empleado de la notaría en la que firmaría la compra del nuevo departamento. Toda vez que la dueña del mismo tenía aún pendiente de finiquitar dos asuntos: un pago final de una hipoteca sobre el mismo, o de corroboración de dicho pago por parte del banco, la fecha de firma de compra-venta del departamento se había venido postergando en tanto no fuese corroborado en papeles la liquidación del mismo, y por otra parte un adeudo considerable del pago de luz. Ese primer requisito había complicado a Xavier la posibilidad de mantener una posibilidad de seguir editando a distancia, en línea, las obligaciones que había contraído con sus clientes, por lo que tuvo que hacer maroma y media hasta poder conseguir rentar un lugar al cual movilizar parte de sus equipos a fin de continuar con sus actividades comerciales sin mayor dificultad. Tuvo también que conseguir el poner el resto de su "menaje" de casa en una bodega durante el tiempo necesario para que le entregasen su nuevo departamento. Lo cual le permitió darse cuenta de todo aquello que había acumulado durante años, lo que le metió en una dinámica de selección en torno a todo aquello que estaba, o no, dispuesto a abandonar o vender en su caso. Aunque ello no lo tomaremos tanto en cuenta para lo que nos interesa relatar, pero si nos da una idea de cuan organizado y qué tanto basaba en su vida previa su entorno.
Finalmente instalado en una residencia que comúnmente se solía rentar a académicos u hombres de negocios que venían a la Ciudad de México para permanecer al menos un par de semanas en ella, logró sus primeros objetivos de cumplir a cabalidad las entregas y actualizaciones de los paginados web de sus clientes.
Ya finiquitado el pago de la hipoteca por parte de la anterior dueña y recibido el papeleo que así lo hacía constar por parte del banco respectivo, la notaría aceleró la firma del contrato de compra-venta constando también el pago pendiente del servicio de la luz a la Comisión Federal de Electricidad (CFE). En esa firma, Xavier se enteró también del cierre de contrato que había sido solicitado por la anterior dueña tras cubrir todo el adeudo que su inquilino había dejado tras de sí.
Tras la firma y la entrega de llaves de su nueva propiedad Xavier aceleró la segunda mudanza de todo su "menaje" doméstico a su nueva residencia. Apenas terminado éste traslado, y teniendo aún en cajas la gran mayoría de sus pertenencias, Xavier se apersonó el día 22 de Noviembre en la misma oficina de la CFE en la que la anterior dueña había cerrado y finiquitado el saldo de su anterior contrato, a sabiendas de que las oficinas de CFE de la Delegación en la que se encontraba su nuevo departamento estaban siendo remodeladas y, por lo tanto, cerradas; Xavier había entonces decidido ir a aquellas en las cuales se había tramitado el cierre y finiquito de saldo del anterior contrato de la luz. Así lo hizo el día 22 de Noviembre...
Fue agradable el poder observar que aquellas oficinas al interior de una plaza comercial denominada "Plaza Inn" estaban prácticamente vacías cuando llegó, ya que eso podía hacer más rápido el trámite. El guardia que estaba encargado de dar acceso a las personas que llegaban a realizar algún trámite distinto del pago, mismo que se realizaba en el área de cajas, le dio acceso al área de trámites. Se sentó frente a una joven mujer la cual le solicitó algún comprobante del anterior contrato, el que afortunadamente le había sido entregado durante la firma final en la notaría. Aquella joven le fue haciendo preguntas a Xavier y llenaba datos en la pantalla de su computadora la cual quedaba de espaldas fuera de la vista de Xavier. Tras cinco o seis minutos de preguntas aquella joven le entregó una hoja recién impresa conteniendo, según ella, los datos de todo el trámite. Escasamente serían quince renglones en letras pequeñas, y Xavier procedió a leer entre garabatos extraños los datos que contenía para evitar algún error. El nombre y dirección eran correctos aunque estaban compactados debido al pequeño número de dígitos que aparentemente tenía el formato para llenar dichos campos. Lo único sobre lo que dudaba Xavier eran los nombres de las calles colindantes que aquella joven había transcrito de la copia de un recibo previo, recibo que correspondía al anterior medidor de la anterior cuenta, en realidad no había tenido la curiosidad de ir a averiguar los nombres de esas calles. Se leían después secuencias relativamente largas de números sobre las cuales preguntó y obtuvo como respuesta que la primera era el número de reporte y la segunda era el numero de contrato nuevo. De todas maneras a Xavier se le hizo extraño que no le pidiesen siquiera su firma, tan solo su nombre, así como la estructura compacta del documento impreso, con los extraños renglones llenos de garabatos. Recordó las nuevas versiones repletas de garabatos de las actas de nacimiento, mismas que había tenido que sacar días antes a pesar de contar aún con más de seis copias de las versiones originales, que constituía uno de los requisitos para llegar a firmar el acta en la notaría.
- El tiempo promedio para que llegue la cuadrilla a instalarle el nuevo medidor es de tres días hábiles. Asegúrese de tener lista la instalación de acuerdo a las normas para instalarlo -comentó aquella joven mujer.
 Xavier se sintió relajado tras ese comentario ya que había adquirido el "Kit" de instalación en la ferretería y lo había hablado y entregado a la persona que hacía ese tipo de arreglos en el propio condominio donde se encontraba su nueva residencia, de manera que por ello no tenía ya que preocuparse.
Se retiró de aquel lugar y acto seguido se dirigió a las oficinas de Telmex para avisar su cambio de residencia y el traslado de su línea a la nueva dirección. El trámite fue sencillo y quedaron en instalarle el día 24 del mismo mes su propia línea telefónica en el nuevo domicilio, con el mismo paquete de acceso a Internet que él había contratado desde años atrás. Justo antes de retirase de las oficinas de esa empresa el empleado que lo había atendido le comentó "tal vez su señal de Internet sea un poco más lenta, en esa nueva zona, tenemos menor cobertura en esa área"... tal aviso crecería en su mente como un potencial problema conforme Xavier se dirigía a su nueva residencia. Armó mentalmente alguna opción rápida, un plan B, para asegurarse de una buena conexión con alguna otra empresa que le brindase el servicio con la intensidad y velocidad necesarias. Finalmente sería sencillo y solo actuaría en caso de ratificar dificultades en su conexión...
Xavier tan solo hizo una escala más en camino a su nuevo hogar, se detuvo a comprar una caja de velas dado que aún no contaba con la conexión eléctrica... 
Ya estando en casa el sueño se apoderó de él teniendo la tranquilidad de que los servicios que más requería no tardarían sino escasos dos o tres días en tenerse instalados.
Durante la mañana del día 24 llegaron a instalarle la línea telefónica solo que aún no había luz disponible por lo que tan solo se pudo corroborar la instalación mediante un aparato que opera sin necesidad de conectarse a enchufe alguno. Por lo mismo no se pudo comprobar tampoco si habría, o no, una conexión a redes a través del ruteador domiciliario que tenía Xavier en su poder y que sí requería de ser conectado a alguna fuente de energía... El resto del día las actividades de Xavier oscilaron entre llamadas a la Comisión Federal de Electricidad para apurar la instalación de su medidor y aprovechar la luz del día para ordenar muebles así como los contenidos de varias de las casi 60 cajas en las que tenía sus pertenencias.
Día 25 de Noviembre.
Tras una nueva llamada a la CFE, optó por hablar a la empresa ante la que tenía contrato de televisión por cable, misma que había quedado en llegar a instalar y conectar sus aparatos el día 26 de Noviembre. Xavier preguntó si ellos tenían alguna buena cobertura en esa zona para su servicio de Internet. Ante la respuesta positiva del empleado de la misma Xavier no vaciló en solicitar ampliar su contrato con el servicio de conexión a redes de dicha empresa. El asunto quedó en que sería el día 26, junto con la instalación de sus aparatos de televisión, que esa empresa le conectaría también el nuevo ruteador para conectarse a redes.
La supuesta vigencia de un reporte de conexión y nuevo contrato con la CFE era de tres a cuatro días hábiles de acuerdo con lo que le mencionaban los recepcionistas telefónicos de la propia CFE. De manera que al pasar dichos días hábiles ( y la CFE se precia de que tiene todos los servicios los 365 días del año y las 24 horas) hay que volver a hablar, en caso de que el servicio no hubiese sido conectado. Obvio, le dieron a Xavier un nuevo número de reporte desde ese mismo día 26, a las diez de la mañana.
Por la tarde llegaron los instaladores de la compañía de Cable Televisivo. Como aún no había conexión de luz, uno de los técnicos se dirigió al área en la que se encontraban las cajas y medidores del condominio y habiéndloa revisado le preguntó a Xavier si deseaba que le armase una conexión momentánea para probar la señal tanto televisiva como de conexión a redes. Prudéntemente Xavier se comunicó con la administradora del condominio y le solicitó el poder conectar provisionalmente la línea de su departamento a una de las áreas comunes del propio condominio, toda vez que le aseguró pagaría cualquier aumento en el costo de luz que ello pudiese implicar en las áreas de uso común. La administradora del condominio aceptó en esos términos efectuar tal conexión. Xavier acetó a su vez el ofrecimiento amable de aquél técnico y en breve tenían ya luz en su departamento. Los técnicos hicieron lo suyo y  además de conectar las dos televisiones de Xavier conectaron también un ruteador domiciliario de la empresa con el que Xavier pudo al fin conectar una de sus computadoras a Internet. Y se hicieron visibles la imagen y la red.. y con ellas la luz. Aleluya!
... Han transcurrido 42 días desde ese 22 de Noviembre de 2012. Xavier sabe ahora que la CFE intentó, hacia finales de Noviembre, hacer la conexión en una ciudad al norte del país cuya calle lleva el mismo nombre que aquella en la que vive Xavier. La CFE alega que nunca contestaron en el número de teléfono celular que se les había dado para avisar de su llegada a ese lugar. ¿En otra zona muy al norte de la república Mexicana? ¿Acaso no sirve dar el nombre de la entidad federativa, la Delegación en dicha ciudad, el código postal del área? De todas maneras Xavier corrigió con ayuda de aquellos que le contestaban el teléfono de la CFE y con los administrativos que se encontró en las oficinas de la CFE de tres distintas delegaciones de la ciudad a las que fue a pedir ayuda para que le conectaran el servicio... También pudo enlazar toda su red local de computadoras y poner al corriente todos los servicios de sus clientes.
Lo malo de todo esto es que, dada la gama de principios y ética que Xavier ha cultivado para sí toda su vida, no debía conectar calentador alguno o el horno de microondas ya que en automático la luz parecía detener su intensidad y lo menos que deseaba era que eso llegase a afectar alguna de las áreas comunes...
Día tras día se realizan llamadas a la CFE, no hay avances ni forma de llegar a otra área, llamémosla de mayor nivel, para exigir velocidad en la conexión del servicio de la preciada Luz...




22 dic. 2012

Episodio Citadino Num.1

Con éste episodio inauguro una temática sobre situaciones diversas de la vida cotidiana en la Ciudad de México. Ojalá estos relatos sean de su agrado o resulten en tener algún impacto en repensar la vida en colectivo de nuestra ciudad.

EPISODIO 1

Sábado 17 de Noviembre de 2012
"La dama de las anchas caderas y la cintura apretada"
11:30 am
Severino, Leonor su mujer, y la vecina van de visita a casa del compadre. Antes de salir de casa han revisado en los mapas Google la mejor forma de llegar. Leonor maneja con bastante prudencia y viene dando vueltas en la cabeza para planear que la charla salga lo mejor posible...
"Recuerda hay que subirse a Churubusco y bajar justo después de pasar Tlalpan" comenta Severino en aras de evitar alguna distracción de Leonor que pueda desviarles de la ruta.
Leonor, la mujer de Severino se encuentra entusiasmada porque ha visto la posibilidad de que Andrea, la vecina, y Rolando el compadre sean personas compatibles y simpaticen mutuamente. "Esa manía de celestina de mi mujer" pensaba Severino.
Durante los días previos, tras la venta del anterior departamento, y no habiendo aún firmado la compra-venta del nuevo habían tenido que llevar todo el ajuar doméstico a una bodega. Por esa razón habían también decidido probar diversos lugares en los que se aprobaba la estancia con todo y una mascota. Dichos lugares eran realmente escasos y habiendo probado un par de ellos ninguno logró que la estancia fuese cómoda o con la suficiente seguridad. Lo que menos buscaban era la complicación de la rutina diaria de manera que optaron por aceptar la oferta del compadre para quedarse con la perra por unos días durante los cuales irían a visitarla en varias ocasiones. Esta sería esa primera visita
El tráfico obligaba a frenar e ir despacio y se habían colocado en el carril derecho de la Avenida para poder salir apenas cruzar por encima de la Calzada de Tlalpan. Severino observaba el tráfico vehicular que les obligó a frenar con prudencia justo antes de atravesar la Calzada de Tlalpan. Una vez que el auto se detuvo Severino sintió que seguían avanzando y algo les empujaba hacia adelante y lentamente les hacía virar el frente del automóvil hacia la derecha... se les estaba embarrando un automóvil por el costado, entre la banqueta y el carril derecho, el de baja velocidad. Un Volkswagen rojo que después alegó haberse quedado sin frenos estaba empujando el costado derecho del auto. Terminaron dando un pequeño golpe al automóvil que tenían enfrente del que salió de inmediato el conductor para verificar el estado de su golpe, hecho lo cual simplemente le comentó a Leonor, que apenas abría la puerta de su costado, "No le pasó nada a mi auto". Se volvió a meter en su automóvil y arrancó con el movimiento del tráfico que se estaba ya destrabando. El tiempo parecía correr muy despacio cuando todo ello ocurrió...
11:40 am
Los autos quedaron enganchados al romper la salpicadera del Volkswagen la pieza que une las facias superior e inferior de ese costado del auto de Leonor y Severino, de modo que parte de una de las facias quedó enganchada a la ahora ruina de la salpicadera del "Vocho".
Severino no podía abrir la puerta de su costado, sus reacciones fueron muy lentas y se fueron sucediendo en éste orden :
Vio a su mujer salir del auto por la puerta del conductor una vez que el movimiento se detuvo.
Luego, soltó con encono hacia el día un seco y sentido dicho, el clásico "puta madre", mientras veía de reojo al Volkswagen que detuvo su empujón y su avance justo antes de llegar a tapar toda la puerta trasera de su costado.
Posteriormente, volteó a ver a la vecina quien estaba sentada en el asiento posterior en el costado donde se fue incrustando la salpicadera del "Vocho" y le preguntó "¿Estás bien?". "Asustada" contestó ella sin saber bien a bien qué hacer o decir. Severino supuso que su soez expresión tan solo había añadido mayor drama y se arrepintió de haberla proferido toda vez que la vecina, Andrea, lo tenía por una  persona muy seria.
De manera que optó por abrir la pequeña tapa del compartimento donde guardaban los documentos del auto, tomo el sobre de la compañía de seguros en la que se había asegurado el auto y se arrastró hasta poder salir por la puerta del conductor para alcanzar a su mujer que ya dialogaba con el conductor del "Vocho".
Aquél hombrecillo aceptaba su culpa, "me quedé sin frenos" decía una y otra vez y repetía "es de hombres aceptar la culpa, yo pagaré por ello"... Su vocho tenía placas del Estado de México: MJE-44-38
11:48 am
Leonor y Severino buscaron entre los papeles del seguro el teléfono al cual llamar en caso de un choque. Fue Leonor quien llamó al seguro... "En breve llegará el ajustador, no se muevan de allí, es muy probable que se comunique con ustedes para saber el sitio exacto" fue la respuesta del agente de seguros que nos recibió la llamada.
La contraparte del golpe, un hombre de unos treinta y tantos años, baja estatura, de gruesa complexión particularmente en el vientre, barba y bigote negros a medio salir, procuraba esconder su temor a tener que pagar ambos golpes dado que su automóvil no estaba asegurado. Cuando Severino se le acercó para saber más sobre las acciones y actitud de aquel hombre éste tan solo le repetía "es de hombres aceptar la culpa, yo pagaré por ello". Después de varios minutos, los que para todos se estaban convirtiendo en eternos, llegó un amigo de aquel hombrecillo que tras estacionar su auto al principio de la ahora fila de autos implicados en el evento se unió al hombrecillo y consultaron ambos sus prerrogativas. Acto seguido llamaron a algún lugar de grúas ya que su auto no podría circular.
12:20 am
La espera se prolongó unos cuarenta minutos antes de la llegada del ajustador, fumar dos cigarrillos fue la medida del tiempo para Severino. Mientras éste esperaba decidió colocarse en el espacio previo al accidente y procuraba hacer señas al tráfico del carril derecho para que este se orientase a sumarse al carril central y el flujo vehicular no se perdiese y con ello evitaría también cualquier riesgo o rozón que algún vehículo pudiese dar a su automóvil, que era el que había quedado hacia el interior de la avenida. Apenas llegado, el ajustador procedió a bajar de su automóvil e identificarse con Leonor, se aprestó a tomar fotos del "siniestro", hacer apuntes sobre un par de formatos y regresar con Leonor y Severino a escuchar de éstos el relato de lo sucedido con el mayor detalle posible. Hecho lo cual, se acercó al conductor del Volkswagen. Severino y su mujer estimaron que su intención fue el recabar también su propia descripción de los hechos, recabar sus datos y número de licencia y ratificar que no contase con un seguro para su automóvil. Tras un par de minutos hablando con el conductor del Volkswagen el ajustador regresó a su automóvil, presumiblemente para transmitir los datos completos a la central del seguro y pedir estimados de costos de arreglo del automóvil asegurado.
12:50 am
Llega otro auto, un Honda con placas MHD-71-58 del estado de México, y se estaciona delante de nosotros. Baja de él una mujer enfundada en unos apretados pantalones de mezclilla que semejan un corazón azul con la parte superior encogida por un ancho cinturón negro, una blusa no menos pegada al cuerpo y una chamarra de piel negra, cabellos negros lacios hasta los hombros y los afamados lentes negros sobre una tez blanca sexo-delicadamente maquillada. Aquella dama pasó ignorando la inmediata presencia de Leonor, Severino y Andrea, la vecina, quien ya se les había unido fuera del auto, y se dirigió a hablar con  
1:33 pm
Por la lateral de la Avenida Churubusco llega una grúa y sus ocupantes suben a ver el golpe tras lo cual sugieren que no se puede subir el Volkswagen a la grúa sin antes separar ambos autos que se encuentran enganchados. Dicho lo anterior, la grúa se retira.
Se paran varios vehículos en diferentes momentos, notoriamente uno que llega a prestar su ayuda y baja con herramientas para tratar de separar el enganchón. Varios hombres pasan las de Caín empujando y haciendo rebotar sobre el asfalto ambos vehículos para poderlos desenganchar.
Hacen una pequeña asamblea la dama de las anchas caderas y jeans ajustadísimos del auto de enfrente, el conductor del Volkswagen y su amigo... nos dejan fuera de su charla y el ajustador se acerca a mí para decirme "habrá problemas"...
- ¿Por qué si él dice que pagará?
- Eso habrá dicho, pero no firmará sin darnos antes dinero y ya pedí una cotización a la aseguradora, seguro no querrá pagar la cantidad. Pero esa mujer que acaba de llegar es una gestora al parecer. Son personas que están al acecho de accidentes y al ver éste es casi seguro que llamará a su empresa. Esas empresas son quienes apoyan en estos casos a microbuses, combis y taxis que no cuentan con un seguro y están cazando accidentes para, supuestamente, apoyar a los conductores a que no paguen todos los daños. Y claro, ellos se llevan su tarifa.
2:40 pm
Llega otra mujer, una joven conduciendo una motocicleta, la cual apenas recargar su moto se reúne con el cónclave del Volkswagen. Leonor y Severino estaban atentos a los gestos de los miembros del cónclave, sobresalía la sonrisa artística y permanente de la dama de las anchas caderas en tanto que la joven ajustadora variaba en sus gestos al hablar e incluso parecía regañar en algún momento a la sonriente advenediza. Minutos después, la joven ajustadora se acerca al ajustador que se encontraba separado de todos y recargado en su propio auto con el teléfono en las manos, y habla con él.
El ajustador se acerca a Severino y le comenta:
- Esa mujer no es sino una vendedora de los servicios de la empresa y ya llegó la ajustadora de la empresa. Pero esa señora ya está haciendo enojar a la ajustadora, les está diciendo que se vayan a la agencia de ministerio público y ahí se puede arreglar que ustedes le paguen a él si hay un perito o funcionarios que ellos conozcan.
- O sea... ¿la corrupción por delante...? -rugió Severino.
- Así es -respondió el ajustador- Cada vez que vemos que aparece una de esas personas ya sabemos que van a hacer lo posible para alargar todos los trámites y hacer todo más largo, eso le da esperanzas a sus clientes que no saben de los procedimientos y no les cuesta ningún trabajo estar engañando a sus nuevos clientes con la esperanza de que no tendrán que pagar ellos, aunque ellos sí se llevan su tarifa.
El ajustador hizo una pausa, meditando lo que diría y continuó diciendo:
- Hoy es sábado, adelante hay otros dos choques por lo que pude observar. Tenemos que esperar a que llegue una patrulla y levante los datos. Seguro ellos, sobre todo con las tonterías que les está diciendo esa señora, van a querer que nos vayamos todos al ministerio público y allí, considerando que es sábado y el lunes es feriado, esperemos que sí haya un perito disponible.
Severino decidió externar sus dudas sobre los procedimientos en caso de tener que ir a la Delegación.
- ¿Y qué sucedería en caso de que nos vayamos al ministerio Público? ¿Cuáles serían los procedimientos? ¿Qué pasa, por ejemplo, con los autos?
Los autos se irían al corralón, no es caro son solo sesenta y tres pesos el sacarlo. A ellos sí les cobrarían el arrastre, creo que ese sí sale como  en mil quinientos.. Pero habrá que ver si hay todo el personal necesario en el Ministerio Público. De no ser así y falte, por ejemplo, el perito, será hasta que él llegue. Y si ya no se encuentra al perito... porque haya tenido que ir a ver otros vehículos, igual todo se haría hasta el martes probablemente, para que emita su peritaje y que puedan sacar su auto. Ellas lo saben y por eso esa señora les sigue diciendo que es mejor irse al Ministerio. Pero no les dice que las fotos que tomamos indican que es culpa del Piloto del Volkswagen, y es precisamente por eso por lo que no debemos separar los vehículos antes de tomarles fotos.
- Además -comentó Severino- si es cierto que sus frenos están bajos o que ya se quedó sin frenos, eso podría corroborarlo el perito ¿No es así?
- Si de verdad se quedó sin frenos sí sería fácil que el perito lo descubra.
- ¿Y ya le dieron, poco más o menos, una cotización del arreglo de mi auto?
- Sí, con las facias nuevas, ya que tienen pequeñas roturas ambas, serían unos seis o seis quinientos. Por eso le digo que él no aceptará, de hecho su propio auto le saldrá más caro aunque sea un modelo muy viejo.
Se oyeron voces de ¡Listo! ¡Ya lo soltamos! que provenían de los varios hombres que se encontraban junto a los autos. Severino se acercó y pudo observar que efectivamente, habían logrado separar ambos vehículos y el agradable señor que había bajado de su auto con herramientas incluso se encontraba al volante y colocaba el auto justo adelante del volkswagen, junto a la banqueta, atrás apenas del Honda de la mujer de caderas poderosas. Antes de salir del automóvil, ese hombre llamóa a Severino para que se acercara y le dijo:
- No se deje, no se deje amedrentar por esas personas, son solo coyotes, usted reclame sus derechos.
Severino le agradeció sus palabras y en minutos se retiraban ya quienes habían ayudado a separar con suficiente cuidado los autos...
3:15 pm
Sonó en ese momento el teléfono celular del ajustador quien solo mencionó un "permítame" y se alejó despacio, escuchando a su teléfono.
Leonor se acercó a Severino y le susurró -Ya vámonos, dejemos a todos esos acá y nos arrancamos.
-¿Para que nos boletinen y luego nos busque tránsito por haber huido de un siniestro? No podemos, hasta que aquí se logre un acuerdo.
- Uff -respondió Leonor.
Severino comenzaba a sentir una desesperación por lo absurdo de toda esa situación "Nos golpea.. dice que pagará.. llega esa advenediza y ahora hasta yo tengo temor de que hagan algún chanchullo en la Delegación y salgamos nosotros como culpables ¡Increible!" -pensó, y acto seguido se dirigió hacia aquel hombrecillo que había detonado todo ese evento. Cuando se encontró frente a él lo encaró y le miró a los ojos de tal forma que los demás que se encontraban junto a aquel hombre se separaron dejando a Severino solo frente a él.
- ¿De verdad tienes el descaro y la falta de dignidad de desdecirte de esta manera? -retumbaron las palabras de Severino.
Aquel hombrecillo bajó la cabeza sin decir palabra. Severino continuó diciendo:
- Tan poco hombre resulta después de decir que lo digno era pagar por lo que había provocado teniendo la culpa plena del golpe. Me decepciona usted, no le puedo llamar sino un cobarde.
- No tengo palabras -susurró aquel hombrecillo sin levantar la mirada.
Severino le observó unos segundos a sabiendas de que su mirada era suficiente para hacerlo apenarse, sentirse un hipócrita y regresó lentamente hacia donde se encontraba el ajustador.

3:35 pm
Severino caminó hacia atrás en la Avenida sobre la jardinera de pastos que separa Río Churubusco de la lateral, esperaba poder ver alguna patrulla para pararla. No había entendido muy bien para qué, pero había claramente escuchado al ajustador mencionar "necesitamos que llegue una patrulla". Se colocó en el punto en el que convergía la Avenida con una de las salidas hacia la lateral.
No tardó aparecer una patrulla sobre la avenida y Severino le hizo señas para que se detuviese. La patrulla se detuvo frente a él, sobre la salida hacia la lateral. Como ninguno de sus ocupantes descendía de la misma Severino se acercó al conductor quien observaba de reojo el accidente a unos veinte metros adelante y le comentó con rapidez:
- Necesitamos la presencia de ustedes, de una patrulla, para que ese choque defina ya lo que se hará... necesito que..
-Permítame un minuto señor -le atajó el conductor de la patrulla- nosotros vamos a otro problema aquí adelante, junto al Centro de las Artes. Seguro pasa en unos minutos otra patrulla y atienda su caso, yo le hablaré por radio para que vengan.
Dicho lo anterior, el patrullero arrancó su auto y saliendo hacia la lateral continuó sobre la misma...
Severino regresó junto al ajustador y le comentó lo sucedido. Impávido, el ajustador comentó:
- Esos no vienen, necesitamos a los que controlan todo esto. Esos son jóvenes y no hacen caso a sus jefes. Necesitamos a una patrulla de las que tienen una línea negra, o que venga en una camioneta.
4:10 pm
Severino tenía ya la sensación de que mientras más tiempo pasaba, más dejaba de entender lo que sucedería. Desconocía por completo lo que se debería hacer, lo que él debería hacer para que todo este asunto finalizase lo más rápidamente posible y continuar con las actividades que tenían programadas durante esa jornada. Miró hacia su automóvil, había tres hombres tratando de destrabar aún ambos vehículos, pero sentía que no era mayormente complicado el golpe que su propio auto había recibido, bastaría con destrabarlos para ya definir los siguientes pasos de toda esa situación.
Miró al ajustador que se encontraba ya junto a Leonor y Andrea y le dijo:
- Ahora, de acuerdo con usted, ¿Qué procede? ¿Qué vamos a hacer?
- Ustedes dirán. Si nos vamos a la Delegación o se arreglan con él... ustedes deciden qué quieren que hagamos.
El ajustador tenía la mirada puesta en el tráfico de la avenida y de pronto comenzó a agitar su brazo derecho, haciendo señas a algún vehículo que se acercaba. Leonor, que se encontraba más cercana al flujo de vehículos mencionó: "Ahí viene una camioneta de policía".
La camioneta se detuvo justo adelante de nuestro vehículo pegada a su lado derecho para evitar obstaculizar el tráfico. Un hombre robusto, uniformado, de cerca de cincuenta años, canoso con bigote arreglado, bajó de la camioneta y comenzó a charlar con el ajustador. Leonor y Severino se acercaron a ellos. Severino comentó, interrumpiéndoles:
- Intenté parar una patrulla hace unos minutos pero se siguieron hacia el Centro de las Artes, dijeron que había un problema allí.
El oficial de policía miro de arriba a abajo a Severino y contestó:
- Sí, esos eran jóvenes policías que se enviaron al tumulto que hay en el Centro de Artes. Esos no se paran cuando ven accidentes, no saben qué hacer a menos que les paguen, a nosotros no nos hacen caso.
- Necesitamos una patrulla para ver si se van ya a la delegación o no. El otro no tiene seguro pero ya llegaron gestores.
- Esos son los coyotes de todos los accidentes que logran encontrar -contestó el oficial- y en realidad no hacen sino alargar todo el trámite y luego cobran sus servicios y desaparecen. Yo ahorita tengo allá adelante dos golpes, si me esperan regreso en una media hora si bien me va. Tengo muy poca gente hoy y mañana ya es puente, se va a tardar todo a menos que se arreglen... Si me esperan...
Severino asintió con la cabeza y el ajustador le comentó al oficial: "Vaya, igual estaremos por aquí si regresa".
4:38 pm
La camioneta se retiró, y con ella se acrecentaron las dudas de Severino y las de Leonor. "¿Y Qué vamos a hacer?" se preguntaban.
Leonor tomó la palabra:
-Ya empezó el puente, todo se hará más largo y lento. Nuestro golpe parece que no es tan malo como pensamos al principio ¿Qué te parece si nos quedamos cada uno con su golpe y nosotros pagamos nuestro deducible? Y así ya nos vamos y no se llevan los autos al corralón en donde se tendrían que quedar hasta que los vea un perito de la delegación -preguntó a Severino y se giró hacia el ajustador a quien preguntó- ¿Se podrá hacer eso y usted nos da los papeles para meter el auto a algún taller de la aseguradora?
- Probablemente es lo mejor en estos momentos... Déjenme hablar con la ajustadora de ellos, le comento a ella y regreso a decirles que quieren ellos -contestó el ajustador, y se encaminó hacia alguna parte del corredor de pasto entre la avenida y la calle lateral desde donde llamó con un gesto a la joven ajustadora de la moto.
No tardó en regresar el ajustador y le comentó a Leonor y Severino en tono tranquilizador:
- Va a comentarles sobre la posibilidad de que cada uno pague su golpe y que ustedes estarían de acuerdo, vamos a ver que dicen ellos.
- ¡Es increíble!... venimos de paseo a ver a nuestra mascota, frenamos despacio por el tráfico y se nos embarra un auto sin frenos.. las cosas y los eventos se convierten en surrealismo puro cuando aparece esa siempre sonriente-fingida mujer de las anchas caderas y cintura sobre-apretujada -comentó Severino.
El ajustador soltó la risa tras el comentario sobre aquella mujer.
- Ahora hasta tememos que si vamos a la Delegación puedan ellos pagar "mordida" al perito de la Delegación y acabemos pagando ambos golpes.. es sencillamente increíble. ¿Para qué nos ha servido tener seguro? - soltó ya iracundo Severino.
- Créame que lo entiendo don Severino... susurró el ajustador.
- ¿Y qué pasaría entonces ahora? -preguntó Leonor.
- Si ellos aceptan, se firmaría una carta en la que se asiente que ambas partes están de acuerdo en asumir el costo de arreglo de su propio auto, yo les expido un formato para que puedan llevar su auto a un taller con los que trabaja la aseguradora y listo, nos podríamos retirar.
- ¡Hagamos eso amor! -respondió Leonor- No tiene sentido que tengamos que esperar aquí más tiempo para que luego se lleven el carro al corralón y luego tengamos que regresar a la Delegación hasta el martes, si bien nos va.. y que aún así dependamos de otro perito para que diga que el señor tuvo, o no, la culpa... ¡Vámonos ya!
- Hay que esperar a ver que dicen ellos, pero yo creo que van a aceptar -respondió el asegurador que opta por no asegurar nada.
No habrían pasado quince minutos cuando la joven hizo señas al ajustador, ambos se reunieron a una decena de metros de todos los demás.
El ajustador se acercó con una hoja escrita a mano que tendió a Leonor.
- Es el acuerdo, lo deben firmar los dos conductores.
Leonor observó que estaban en blanco tanto el espacio en el que debía aparecer su nombre como su firma. Inventó nombre y firma y se lo regresó al ajustador quien lo regresó a la joven ajustadora, tras lo cual el ajustador se aproximó a su automóvil y sacó nuevos formatos que comenzó a llenar mientras se acercaba a Leonor y Severino, a quienes se les sumaba ahora Andrea que había logrado dormir unos minutos en asiento posterior del automóvil.
- Tengo estos X, Y y Z talleres cercanos -señaló el ajustador- díganme a cual prefieren ir y yo lleno los datos para que presenten este papel en el taller y dejen su automóvil para que reparen los desperfectos del choque. Estimo que se tardaría poco más de una semana en quedar listo y ustedes solo pagarían el deducible, o tal vez menos. También tienen la prerrogativa de ir a su propio taller de confianza y pedir presupuesto. Ya viendo el golpe tras haber separado los autos, creo que el daño es menor a lo que pensamos inicialmente así que igual es más barato en algún taller de su confianza. Como sea, éste formato tiene una vigencia de veinte días para que lo lleven al taller.
5:12 pm
Llenado el formato y tras despedirse el ajustador, los tres subieron al automóvil y se retiraron al fin de aquel lugar tras un episodio más de la vida citadina.